Feliz Día Perú

El Bicentenario de la Independencia nos inspira a continuar y seguir creciendo en este camino de la sostenibilidad, aprendiendo y mejorando cada día, poniendo el corazón en cada iniciativa, siempre enfocados en el bien común y el de nuestro entorno, el cuidado de nuestra casa, el Perú.

Este país es diverso por donde se mire, probablemente más allá del futbol y la comida no encontremos consenso, lo que debemos buscar es eso que nos une, eso que donde quiera que nos encontremos, nos hará volver, palpitar y valorar el hecho de ser peruanos; es la tarea de cada uno para encontrar la anhelada reconciliación y llevar al Perú en un mismo sentido, hacia el lugar que se merece y que nos merecemos los peruanos.

Gracias por todo lo que nos das cada día y Feliz Día querido Perú.

Esta vez para celebrar esta fecha tan importante, recordemos algo de lo que ha sido este camino hacia el bicentenario en las palabras de un colaborador de este blog, amante de la literatura y conocedor de la historia de este país. ¡Gracias Miguel!

Bicentenariopor Miguel Alayza Degola

Cuán importante es recordar lo indispensable que es a libertad del ser humano, lo que realmente ella significa para cada uno de nosotros, es vital mucho más allá de donde hayamos nacido de cuál es nuestro color de piel, nuestra condición social, nuestra ideología.

Viene a mi mente el primer centenario de la independencia de nuestro país, aquel ya lejano julio de 1921, fue algo apoteósico lo que en aquella ocasión sucedió en la capital. La nación con la supervisión directa del presidente Augusto Leguía preparó con mucha anticipación las celebraciones. Llegaron a Lima destacadas delegaciones de diferentes partes del mundo, Europa, Asia, América, la donación de importantísimos monumentos no fue menor, casi todos permanecen hasta el día de hoy: el gobierno Argentino donó el monumento del general José de San Martín ubicado en la importante plaza del mismo nombre, el gobierno español un bellísimo arco de estilo morisco, absurdamente derribado no muchos años después, que ostentaba la entrada y salida de autos en la primera cuadra de la entonces av. Leguía hoy Av. Arequipa. El gobierno italiano hizo lo mismo con el museo de arte italiano de estilizada arquitectura clásica, la colonia alemana, el imponente reloj de parque universitario, los chinos, la fuente de Neptuno en el parque de la exposición, los japoneses, el monumento a Atahualpa en la plaza que lleva su nombre.

Más allá, mucho más allá de estos importantes obsequios, que ahora son ya símbolos intrínsecos e identifican nuestra capital, nuestro país, lo que el Perú celebró en aquel entonces con tanta emoción y entrega fue la libertad, la libertad que obtuvimos con la notable gesta de Ejercito libertador de los andes comandado por el general José de San Martín y el grito de Huaura en aquel 28 de julio de 1821. La libertad que obtuvimos con la valentía, arrojo y sacrificio de aquellos valerosos hombres y que 3 años después se cimentó en la batalla de Ayacucho al mando de Simón Bolívar.

Estatua del libertador José de San Martín

Hoy 100 años después, celebramos el bicentenario, y debido a la crisis mundial, crisis sanitaria, económica y por si esto fuera poco, política, este año, la celebración va estar muy alejada, no solo en años, de aquel memorable, aquel inolvidable centenario patrio: no habrá celebraciones mayores, delegaciones de presidentes, duques, ni héroes de guerras, mucho menos nuevos y bellos monumentos que engalanen para la posteridad a nuestra querida Lima, a nuestro amado Perú, en conclusión no habrá prácticamente ningún tipo de fastuosidad para esta importantísima fecha, la situación actual, no lo permite. Pero lo que ningún peruano, sea niño, adulto, mujer, hombre debe dejar de celebrar, de interiorizar, de agradecer profundamente ya sea con sus familias o en la reflexiva soledad, es la libertad que hace 200 años nos dieron, nos obsequiaron estos héroes algunos conocidos y recordados hasta el día de hoy, otros olvidados, hombres que sacrificaron sus vidas, su juventud, sus familias en favor de los que ahora nos hace ser peruanos y ser libres, ser peruanos en identidad, amor, respeto y agradecimiento por tan notable y noble gesta y más allá, sentirnos seres humanos, dueños de nuestros actos dueños de nuestra libertad, y tener muy claro, sobre todo en estos tiempos que ninguna nación externa o movimientos revolucionarios interinos o dictadores o ideologías torcidas y equivocadas podrán arrebatarnos jamás ese maravilloso obsequio que obtuvimos y heredamos hace ya doscientos años: nuestra libertad. El camino para llegar a ella, si en algún momento se viera amenazada, ya lo conocemos, ya no los enseñaron nuestros inolvidables y valerosos héroes

Feliz bicentenario

Vivan por siempre nuestros héroes, Viva el Perú, ahora y siempre

#bicentenario

#felicesfiestaspatrias

#perú

Síguenos también en : IG @con_servandonos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: