Las oportunidades que nos dan las crisis

Las personas damos por sentado, especialmente a una determinada edad, que nuestra vida está hecha y completa. Así como fuimos construyendo lo que tenemos, nuestra familia, nuestro trabajo, amigos y demás, muchas veces nos centramos en ello, lo cual no está mal y es quizá nuestro rol principal: cuidar y amar a los nuestros y lo que hemos logrado.